MAYODEL68
"Un espacio para el buscador fuera de la mátrix"

LA INICIACIÓN

Iniciación: Acción y efecto de iniciar o iniciarse. 

Iniciar: 2. tr. Introducir o instruir a alguien en la práctica de un culto o en las reglas de una sociedad, especialmente si se considera secreta o misteriosa. 

3. tr. Proporcionar a alguien los primeros conocimientos o experiencias sobre algo.

Según el diccionario de la  RAE (Real Academia Española), se podría definir de este modo el acto de una iniciación.

 

El Proyecto de Ciclo de Ponencias que en DDLA  hemos iniciado con éxito, es en síuna acción de iniciación, donde ponente y asistentes, conforman en ese instante y momento, un universo dual donde el mensaje de lo transmitido, convierte en  trialidad este evento dirigido para y entre "Seres", donde el ego queda callado y en segundo plano.

Esta común-unión, es  momento para los Seres, donde no hay espacio para el debate en beneficio de la razón, y si a compartir experiencias en pro del crecimiento de la esfera de consciencia individual y del consciente colectivo.

Aunque  por falta de tiempo, la Ponencia de Denia no fue precisamente el mejor ejemplo de compartir experiencias entre los universos y verdades particulares, si fue un buen ejercicio en la pos-ponencia, para tantear las inquietudes e incertidumbres de cada particularidad que asistió.

En unos casos, las preguntas necesitaban de luz en su camino y en otros casos, las respuestas requerían un grado de exigencia próximo al convencimiento de un ego amenazado ( lógico cuando los puntos de la esfera empiezan a girar y mirar hacia la consciencia del Ser).    

Este artículo va dirigido a todas mis Amigas y Amigos, Hermanos y Hermanas de camino, ponentes y lectores, pues toda iniciación presencial y colectiva, supondrá  un ejercicio en conjunto, que requiere junto con la  escucha activa, el sentir de cada palabra del mensaje, cuyo  propósito es que resuene en nuestro interior el débil latido de las certezas, que subyacen  ocultas tras capas y capas de estratos generados por el paso de los años, las costumbres, educación, arquetipos, miedos, ilusiones, espectativas, etc..

El Ponente, aparte de la oportunidad de reafirmarse en el conocimiento de lo que transmite, tiene otro papel.Este papel, conlleva  añadido otro ejercicio, pues cuando las miradas de la sala se centran en él, surge el asomo del ego como el toro en la plaza. La ocasión y momento, es propicio para que el  ego reclame su protagonismo al paso de las palabras pronunciadas y el de las cabezas que asienten. Es el instante, donde la confianza al reafirmarse se puede (y digo se puede), transformar en fascinación y el mensaje queda contaminado por la carga de "esa" energía,  frustrando por consiguiente, el resultado de la octava.

Es importante que el Ponente sea consciente del momento de ese instante, para que amarre el punto de quietud que equilibra la tentación y pueda la octava, proseguir el curso previsto.De lo contrario, el espíritu del mensaje se pervierte  y en lugar de influir en ese sentir interior, la energía cambia, dando paso a la admiración y adulación que alimenta al ego, desvirtuando la intención incial y el propósito final de llegar al Ser.

No tiene por que ser así pero tengan claro, que es una probabilidad  garantizada de aparición durante estas primeras experiencias.

Estamos en la senda de un camino conjunto, donde salirse del juego permitirá que dejemos de ser ruedas que giran en este universo de  la mentira y es fundamental ,que entre todos logremos esa común-unión en cada ponencia.

No olviden finalmente que  cuando se apagan las luces y las cámaras, es el momento de comenzar el trabajo individual y  solitario.

Os dejo este vídeo clip (subtitulado) que refrenda en parte, lo comentado en este artículo:  - John Lennon ;  Watching The Wheels -

 

 

-MAYODEL68 -

  

 

 

 

  

Top | mayodel68@mayodel68.com