MAYODEL68
"Un espacio para el buscador fuera de la mátrix"

CONFERENCIA EN MUSEROS 20-12-2014

Conocimiento Hiperbóreo en el mundo dual de opuestos

Se puede definir etimológicamente, que Hiperbóreo significa: primordial de la Humanidad, la raíz de nuestra civilización, lo más cercano al origen y al comienzo, lo que nos corresponde como Humanidad, consciente y libre.

Hablar de Conocimiento Hiperbóreo, supone retrotraernos a varios miles de años atrás, y ubicarnos probablemente en la época de Lemuria o Mu, donde  los primeros Humanos, tenían acceso a  este conocimiento ancestral que vino perdurando con el paso de años, siglos, milenios y por los tiempos de los tiempos por transmisión hablada y de sangre. Los hiperbóreos fueron nuestros primeros antepasados y  representantes originarios de Kumar, (antiguo nombre con que llamaban al planeta Tierra). Vestigios de ellos  quedan dispersos por el mundo como es el caso de tribus aborígenes de Australia, indígenas de Áfrfica, lamas tibetanos, civilizaciones antiguas de Sudamérica, Norte América, Egipto, más tarde  Sumeria, luego vuelta a Egipto, son conocidos como chamanismo, druidas, etc..

El conocimiento se transmitió de unos a otros por vía oral y sin dejar rastros en tablillas o libros de textos, a excepción de uno, que es el Manuscrito de Nodín que en la actualidad se haya custodiado en el Tíbet. (El manuscrito de Nodín no es un texto propiamente dicho, sino un manuscrito [escrito a mano] que hace alusión a textos antiguos resguardados en distintos lugares del planeta como el Tibet, Egipto y los Tayos (Ecuador).

Así pues, como Humanidad y colectivo que coexiste en este planeta, somos de naturaleza Hiperbórea, también  por herencia de sangre con un  ADN original y diferente que nos da el carácter originario de Hiperbóreos.

 

3.-  LAS LINEA DE CONOCIMIENTO ENTREGADAS A LA HUMANIDAD

Cuando hablamos de “conocimiento”, y en este caso lo llamamos Conocimiento Hiperbóreo, aludimos a una civilización que convivía con otros valores distintos y contrarios a los que actualmente rigen la vida del hombre moderno. El Hiperbóreo por ejemplo, está cercano a la unidad con la propia tierra, donde el Ser-Humano se integraba como un elemento más de la misma, respetando a Kumar y  al resto de especies vivas que  la pueblan,  sus aguas, animales, plantes, también su cielo. Era normal que el Hiperbóreo pidiera permiso al río para beber su agua, a la tierra para comer sus frutos y a los  animales y peces como necesidad de subsistencia. De este modo, hombres como San Francisco de Asís, llamaban al árbol hermano árbol, al perro hermano perro, pues sintonizaban su misma frecuencia de integración en la  creación.

Como Hiperbóreos, fuimos creados como una especie más dentro del Plan Divino, con un propósito:

·        Qué este planeta fuese un reservorio de especies único en el universo, donde en nuestro caso, nuestra naturaleza y genética con banco de ADN multiespecie, nos hizo “diferentes”.

Pero como veremos en la parte siguiente de la conferencia, este mundo y el universo que lo contiene, es dual, de extremos u opuestos.

Una dualidad, hacia la que tendemos a polarizarnos según el momento y situación en que nos encontremos  en nuestra existencia.

Hace más de 3000 años, vivíamos pues, en este reservorio de especies, integrados con el resto. Era una época de UNIDAD, no existían las divisiones que hoy día, nos separan por fronteras,  idiomas,  políticas,  dinero, creencias,  religión,  etc.., en resumen;  por  arquetipos que conforman los paradigmas imperantes en nuestro planeta.

Pero ocurrió que hace más de 3.000 años, una pequeña fracción de esa misma Humanidad originaria e Hiperbórea, recibió la entregada de una Segunda  Línea de Conocimiento bajo el nombre de la Khabalá Hebrea.

Esta nueva línea, Segunda de Conocimiento, cambió la vida del planeta pues  llegó con un claro propósito final: imponerse a la Hiperbórea, implantando nuevos paradigmas con otros arquetipos  creando por lo tanto, el sentido de dualidad acorde a nuestro Universo e instaurándose  como opuesto. Llegó con  el fin, de  destruir todo vestigio hiperbóreo como contraria a sus propósitos de origen, imponiendo la vía del sometimiento y dominio hacia sus semejantes. Así pues,  la Khabalá como arquetipo, significa:

·        lo moderno frente a lo ancestral,

·        lo renovador frente a lo tradicional,

·         la división frente a la unidad,

·        desear frente a necesitar, las normas

·        las leyes frente a la anarquía que da orden en el caos

y en definitiva, es lo que perdura hasta nuestros días junto con la tercera línea de conocimiento, que es la oriental, y fue dada a la raza amarilla  

·        HIPERBÓREA

·        KHABALA HEBREA

·        ORIENTAL (SABIDURÍA DEL DRAGÓN)

 

4.-CONEXIÓN  SER – ESPIRITU – ALMA  HACIA LA MATERIA

Y en medio de ésta confrontación entre líneas de conocimiento propias de  un universo dual, el objetivo a batir fue la tríada SER – ESPIRITU – ALMA, que hoy  subyace oculto o se conoce de forma tergiversada por el cabal con objeto de alejar al buscador de la verdad del retorno que le da el descubrimiento hacia lo  Hiperbóreo, pues su compresión explica lo que realmente somos y es, nuestra parte divina fuera de la materia.

                                      SER- ESPIRITU -ALMA

SER: Se entiende como nuestra verdadera esencia, nuestra parte divina (no el cuerpo de carne y hueso que llamamos persona). Es una partícula adimensional, ubicada fuera de este espacio y tiempo y por tanto es eterna, nunca muere, es lo que los filósofos  llamaban el “Lumen Nature” o   chispa divina del verdadero Creador del Todo, el Universo, el Cosmos, como se quiera llamar. Se define también, como energía en estado puro  y más concretamente; “información consciente de sí misma”,  es lo que somos en realidad, que como dijo otro maestro: “Dioses sois y cosas mayores haréis”

ESPIRITU: El  Conocimiento Hiperbóreo lo define, como la interfaz que une al Ser que habita en nosotros con la materia. El Espíritu lo recibe cada Ser Humano por derecho divino y  en la era Hiperbórea, cada Humano al nacer tenía un espíritu en formación que desarrollaba en su existencia,  pero al entrar su opuesta la Khábala, por manipulación de la esfera de consciencia desestima la formación del espíritu y promueve el crecimiento del ego, obligando a que el individuo deba volver a formar y cristalizar el espíritu si quiere obtenerlo , y esto solo se logra, por medio del trabajo individual que da acceso a la expansión consciente y por consiguiente, al  Ser.

ALMA: Es el enlace que une el Espíritu con la materia pues todo elemento material es energía y por consiguiente, contiene alma. Desde una simple piedra, que podemos considerar como energía vibrando es el más bajo estado de frecuencia, hasta la luz, que es la manifestación de la energía en su estado de más alta frecuencia.

Una piedra tiene vida, aunque en espacio y tiempo, tenga un proceso de evolución lento,  no digo con esto, que la piedra sea consciente, ni tenga conciencia de su situación como un individuo ya que pertenece al inconsciente colectivo, pero como materia, el Hiperbóreo respetaba su existencia porque era consciente, de que  albergaba alma.

Esta triada de elementos una vez cristalizada, le da al individuo el carácter de Christo  y su estado de expansión consciente, lo integra como hiperbóreo dentro de los parámetros de nuestros ancestros pues es cuando se comprende, el funcionamiento de la vida por medio del  llamado Espíritu de Pertenencia  que lo integra en Kumar (nuestra Tierra).

Esta integración en la UNIDAD, tiene una explicación vista desde la energía y el átomo con sus partículas. A este respecto, nadie pone en duda que los antiguos griegos, hablasen de que la materia, está formada por partículas indivisibles a las que llamaron átomos. Posteriormente con la entrada del Paradigma de la Ciencia, descubrimos, que los átomos contienen carga eléctrica: positiva y negativa, para dar lugar al movimiento por medio de la energía.

Según el material de que se trate y su naturaleza, sabemos que cada elemento de la tabla periódica, tiene junto a su valencia, un número de órbitas y un determinado nº de electrones que lo circundan. El contacto entre  átomos de diferentes materiales, hace que los electrones de unos y otros sean atraídos para ocupar los huecos libres de las órbitas de otros átomos de materia intentando completarlo ( salvo  los más pesados, caso del uranio, que precisan del bombardeo de partículas para arrancar electrones de sus órbitas pues estos son duros al tener los huecos de sus órbitas cubiertos).

Este ejemplo a nivel micro, podemos extrapolarlo a nivel macro, donde podemos por ejemplo, ver como la Luna y su distancia hasta la Tierra, es capaz de influir en las mareas, demostrando con este efecto, que de algún modo existe una red donde todo, está conectado todo con todo y si nuestro cuerpo contiene un 80% de agua  ¿Se entiende porqué el cuerpo celeste tiene  influencia en el comportamiento de las personas?

 

5.- LINEA EVOLUTIVAS

Tras lo expuesto hasta ahora, una de las preguntas que puede surgirle al espectador es:

 ¿Cómo fuimos creados desde el punto de vista de la línea de Conocimiento Hiperbórea?

Se explica desde la Teoría del Creacionismo, del mismo modo, que posteriormente, lo tomaron los textos sagrados conocidos, hasta que mas tarde y formando su propia dualidad, apareciera la Teoría  evolucionista que adoptó la ciencia.

El creacionismo nos lleva hacia el PADRE o el “DO”,  (por darle un nombre caso de la primera nota de la escala musical, como un sonido o el verbo del comienzo). La Khábala Hebrea lo denomina Dios, pero es su Dios, que no se asemajeda con el “DO” hiperbóreo.

Nuestra creación parte con origen en el “DO”,  definido anteriormente como “energía consciente de sí misma”. Este, ordena a los Logos o los primeros avatares de la vida consciente la construcción de toda la creación, de lo conocido (galaxias, estrellas, planetas, etc) y  todo lo  desconocido y con ello, crear este nuestro mundo, como un reservorio de especies más el propósito, de crear una especie estandarte, una especie  única y   originaria, custodio de este planeta, a la que llamaron: “MANU”.

Con el tiempo, el MANU es mejorado genéticamente y da lugar a otra especie avanzada a que llamaron “Lhulu”. De este modo, del cruce del LHULU + MANU surge una tercera especie a la que llaman LHUMANU o “El Humano”. Esta especie, Lhumanu, nosotros, se caracteriza por tener una  riqueza y banco genético único en todo el universo, conseguido, por el trabajo y manipulación de otros que terminó para dar,  el Ser Humano, especie “diferente” ante el resto de especies, debido a que junto con el ADN,  poseemos la capacidad de albergar la consciencia y la divinidad de nacer con “Ser”. De ahí, nuestro nombre compuesto y dual como “Ser + Humano”.

6.- LA KHÁBALA vs HIPERBÓREA

Hasta la entrada de la Línea de Conocimiento de la Khábala hace más de 3.000 años, la vida en Kumar transcurría con nuestra especie conectada directamente al “DO”, o como lo llámó el esenio;  “EL PADRE”, este a su vez, era consciente de nosotros, sus hijos.

Para los fines de la Khábala, cualquier vestigio Hiperbóreo suponía un freno y una amenaza para su instauración, de modo que comenzaron a extenderse por el mundo imponiendo a través de sus arquetipos y política conquistadora para  exterminar asentamientos indígenas hiperbóreos,   tergiversar la filosofía Hiperbórea y  presentarla  como le convenía para los siglos de los siglos, vendiéndole al Lhumanu la  mentira de la ilusión y de una falsa realidad que le inducía, a vivir bajo la ley del “deseo”, alejándola de de vivir de lo que “necesita”.

 

7.- ESPIRITU DE PERTENENCIA

Los antiguos Hiperbóreos tenían  Espíritu de Pertenencia por estar integrados en Kumar siendo un elemento más.

La Khábala como opuesto, contradice este conocimiento primigenio, rompiendo el respeto tradicional a la tierra, poniendo fronteras que  delimitan países y rompen el sentido de unidad. Reparcelan poniendo precio a nuestra Tierra para construir hogares, imponiendo dueños creando territorios,  transforma la obra de lo diviso en un negocio al vender sus frutos, beber sus aguas, explotar sus recursos etc.., rompiendo así el Espíritu de Pertenencia que nos mantenía integrados en la UNIDAD. El Hiperbóreo, daba las gracias a Kumar por los alimentos que le proporcionaba para subsistir,  la Khábala da las gracias a su dios por los alimentos que va a comer.

 

 Os dejo el vídeo de la conferencia, que se ajusta al texto ofrecido. Disculpen la calidad de imagen, pues fue tomada desde una webcam con las limitaciones que le acompañan.

 

http://vimeo.com/115409641

 

 

 

 

  

Top | mayodel68@mayodel68.com