MAYODEL68
"Un espacio para el buscador fuera de la mátrix"

EL VALOR DE UNIDAD

Reza el dicho, que “la unión hace la fuerza”.

Es tan conocido y escuchado que pierde toda su carga energética cuando “la palabra”, se pronuncia en el “inconsciente colectivo”, siendo un deber en el “consciente colectivo”, retomar la consciencia de su verdadero poder desde el EM etérico 3x6 y 18 realidades.

Los amos, son conscientes del significado UNIDAD en pensamiento, palabra y acto y así operan como grupo. La elite que en determinados niveles son competidores y rivales, trabajan codo con codo en otras esferas con verdadero sentido de unidad y hermandad para beneficio del propósito que les une, un propósito a favor de quien guardan sumisión y a quien le rinden pleitesía.

El efecto mundial de globalización que tanta modernidad traía eliminando las fronteras, no fue más que otra de sus tretas con las que  seguir dividiendo a una “h”umanidad más costosa de controlar y someter, pues sumamos más de 7.000 millones de almas en el planeta.

Dos realidades, separan el EM etérico 3x6 (con 18 realidades) del EM físico 4x4 (con 16 realidades) y en estas es donde se ubica de donde la esfera de consciencia de cada uno de nosotros.

La famosa frase de “divide y vencerás”, es otro ejemplo del poder “la palabra”, donde el EM etérico, ocupa el papel que los textos sagrados llaman “verbo”, y que se traduce en un algoritmo recurrente en el paso de los siglos, donde viejos arquetipos quedan obsoletos y otros nuevos son creados  hasta el punto de formar nuevos paradigmas.

Leía este fin de semana, unas declaraciones donde el Rey Felipe VI, invitaba a los jóvenes talentos de mi país, a salir para formarse en el extranjero, y resulta tan indignante como  lamentable, que un “Rey” que se jacta de serlo, invite a sus “súbditos” a encontrar nuevos horizontes lejos de su casa y familia por las escasez de oportunidades en su país de origen.

La “crisis” diseñada por la elite sionista y cabalista de su señor Baphomet, fue ejecutada por sus oscuros y obedientes secuaces, que orquestando la mentira siguieron el plan de ruta previsto  de esa agenda, aun a sabiendas de que la caída del péndulo era inminente e imparable, pues los designios de la providencia, se establecieron  más allá  su poder.

Así pues, es normal que el lector se pregunte:

¿Por qué no abandonan si es tan evidente que están perdidos?

Y la respuesta es lógica;

Dentro de un plan global previsto,  donde todo tiene que ver con todo, la dualidad de opuestos es parte de una  octava paralela descendente de Creación donde cada actor, irá cerrando su agenda y sub-agendas, según concluya su papel en la obra y su propia ecuación de proyección,  ayude al equilibrio.

Esto último, no es una disculpa hacia el juego sucio de Baphomet y su camarilla de ejecutores, pues son conscientes del propio quebrantamiento de una Ley Divina en la que el Demiurgo-Abraxas, debe permitir que cualquier unidad consciente, pueda salirse del juego si siente que es el momento de hacerlo. El juego que el sionismo de la cábala practica para perpetuar a Baphomet, busca que entre tantos grupos de poder de esa línea, alguno encuentre el rol de patrón para salir con holgura en el nuevo escenario donde reinará Wotan, el otro opuesto, con China y Rusia como poderdantes.

Mientras tanto, tenemos un trabajo en lo individual si queremos, participando con la  creación de la mejor solución de esta ecuación, tender a la UNIDAD como particularidades que fomenten la cohesión del núcleo familiar, ahora en fase de desarraigo.

El núcleo familiar en otras tradiciones culturales, es respetado y tanto el padre, la madre, los mayores etc., son  los pilares de protección y sostén de sus hijos, siendo todo un ejemplo de responsabilidad y compromiso de UNIDAD que continuarán las futuras generaciones que criaron. 

Descentrar el núcleo familiar, tiene por empresa, debilitar al individuo dejándolo solo ,aislado, vulnerable y sin protección ante la decadencia, pues la manada de lobos que es escasa, sabe bien que su fortaleza reside en la caza de la presa a presa. El problema se tornaría contrario, si estas encuentran ante sí, un sentimiento de UNIDAD  y de pertenencia colectivo fortalecido desde el núcleo familiar. 

 

 

  -MAYODEL68-

Top | mayodel68@mayodel68.com